La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cesar del Aguila:

Nacido en la Región San Martín ubicado en la Selva Peruana el año 1954, de muy pequeñito tuvo que emigrar con toda su familia a la Capital.

Es Arquitecto de Profesión y Maestro de Artes Marciales por pasión y vocación.

Se inició en las Artes Marciales casi por casualidad a los 15 años, uno de sus Hermanos dos años mayor que él ingreso a practicar Kung Fu Wushu, el joven Cesar comenzó a ir solo a mirar las prácticas por su hermano pues al carecer de medios económicos y no contar con el apoyo de Padre no podía pagar estas prácticas, cumplidos los 15 años comenzó a trabajar en lo que podía y logró entrar al Templo “Sol Naciente” (actualmente ya no existe), estuvo un año aprendiendo junto a su hermano quien al poco tiempo se retiró y César continuó, actualmente tiene el grado de 5° Tuan en Kung Fu Wushu otorgado por la “Hermandad de Artes marciales del Dragón”, Organización pionera de las A.M. en Perú.

Desde joven comenzó a interesarse en otras Artes y comenzó a practicar el Karate (actualmente tiene el grado de 5° Dan), también dedico parte de su vida a la Taekwondo con el Maestro Eui Wan Chung actualmente radicado en USA, tuvo que abandonar el TDK por una lesión en la zona del empeine, pero años después obtuvo su grado de Cinta Negra 1° Dan.

Por la lesión en el pie, se conoció a un Practicante de Aikido quien lo había contratado para construir su residencia, este lo invita a practicar el Aikido, arte que se convirtió en su pasión pero en el que no pudo obtener su grado de cinturón negro, a pesar de eso nunca abandono el Aikido arte que lo ha marcado, lo sigue practicando pero no tiene licencia para enseñar.

Comenzó a enseñar lo que había aprendido en un colegio “Virgen Inmaculada” allí descubrió la facilidad y paciencia que tenía para enseñar, se dedicó a enseñar en diferentes instituciones sin dejar su Carrera como Arquitecto Constructor.

Siempre había estudiado y enseñado en zonas residenciales sin mayores problemas económicos, llevaba una vida tranquila y ya tenía una familia con 3 hijos, por cosas que no vienen al caso se separó pero nunca descuidó a su hijos, años después conoció a su actual Esposa Flor de María y se mudó a una Urbanización donde la gente cuenta con pocos recursos económicos y la realidad que había vivido hasta ese entonces era muy diferente, niños y jóvenes en riesgo social hecho que volvió a marcar su vida.

Por aquella época se aficionó a los sistemas de defensa personal que incluían el Aikido en su programa, entonces se dedicó de lleno a estos Sistemas que ahora son su especialidad, aunque sigue enseñando Karate Jutsu y Wushu.

En el año 2003 nació su último hijo Flavio Cesar, a quien comenzó a inculcarle su amor por las Artes marciales y a los 4 años de edad lo llevó con otro Maestro ya que con él era difícil enseñarle porque ambos terminaban jugando.

Motivado por Flavio Cesar y la realidad de la zona en la que le tocó conocer fundó su primer dojo para ayudar a estos niños y jóvenes y por algunas relaciones políticas le puso de nombre “Instituto Peruano de Artes Marciales y Defensa Personal Integral”, Instituto en el cual se forman muchos niños la mayoría de ellos con becas o medias becas.

Su vida ahora es casi digamos un apostolado, ningún chico al que él pueda ayudar se queda sin esta ayuda, si tiene que pagar para que sigan practicando con él no le importa, si está enfermo, cansado, tiene trabajo no importa ahí está él. Esto lo hace también con Maestros, Instructores, Estudiantes de escuelas amigas pidiéndoles siempre que estos no oculten esta relación a sus profesores.

Vio entonces que las Artes Marciales si servían para evitar que niños caigan en los vicios, delincuencia, drogas, alcohol y pensó que se podría replicar esto en otros lugares en otros Países, es así que funda la “Confederación Internacional de Artes Marciales (CIAM)” que en la actualidad cuenta con más de 400 miembros en 33 países.

Esta confederación le permitió conocer a muchas personas que piensan como él, que las Artes marciales pueden tener un fin social, que podían transmitir el espíritu de solidaridad con los menos favorecidos, Maestros con los que lleva una comunicación fluida como Francisco Anaya el primer miembro CIAM en el extranjero, Víctor Moreno, Camilo Hernández y muchos muchos más.

Desde hace algunos años viene desarrollando su propio sistema de defensa personal al que ha denominado “Washido” o el Sendero Del Águila, pero por su exigencia con él mismo y para que sea seguro por los practicantes aún sigue puliendo técnicas, aunque algunas de estas técnicas ya son practicadas por sus Estudiantes.

Quizás solo agregar que a mis 62 años de edad, he retomado las practicas del Aikido teniendo como Maestro a mi colega de Promoción Aikikai Sensei José Tarrillo y sigo practicando el Kali Filipino con el Gran Maestro Venezolano Rafael Moreno.

Estará presente y será premiado en la gala Espíritu Guerrero 2017 en la categoría de: Premio mejor Trayectoria Marcial Kung -fu